19 octubre 2008

Ser declarado redundante

Cuando tu empresa deja de contar con tus servicios y te lo dice, eso es lo que se llama despido y por tu cabeza pasan términos como "de patitas en la calle", "a la puta calle", "me han echao" y algunos otros, todos con claras connotaciones negativas. Toda esta negatividad no ayuda a afrontar el proceso como lo que es, como una oportunidad, no es broma, es una oportunidad.

El caso es totalmente distinto cuando te despiden en inglés, por dos razones, primero porque las palabras en inglés no tienen una connotación tan fuerte como las de nuestro propio idioma, y segundo, porque ellos son mucho menos directos y tienen todo un repertorio de términos para que suavizar las situaciones comprometidas. Así, te dicen que "... a recent cutting cost exercise made your role redundant ..." no hablan de ti, como persona, sino del puesto que ocupas y no te dicen que no valgas, sino que tu puesto es redundante con la actual organización. En resumidas cuentas, estás fuera de la empresa igual, pero con la cabeza alta :-))))

¿Por qué creo que se debe ver como una oportunidad? Cuando tienes un trabajo con buenas condiciones, bien sea porque las condiciones económicas o laborales sean buenas o bien porque se ofrece una continuidad segura en el puesto, las propias buenas condiciones te impiden (o te dificultan) mirar a otras quizá mas arriesgadas o más creativas. Si tienes un puesto directivo con 10 años de antigüedad en una empresa, qué difícil es montar tu propia empresa.
Cuando te declaran "redundante", junto con el empleo (y todo lo bueno que tiene), se van las causas que te pueden impedir saber qué te gustaría hacer de verdad y eso es una oportunidad vital que se te brinda y que no hay que desaprovechar.

Por supuesto, si tienes tres hijos y mil euros ahorrados en tu cuenta, el despido no es una oportunidad, para nada, es una putada, pero si tienes cierto colchón y tienes tiempo para organizarte y ver qué quieres hacer, es una oportunidad.

Yo, que fui declarado redundante, el 9 de Octubre, pienso que estaba en una habitación bien decorada, no lujosa, pero que no le faltaba de nada, de manera que no salía al pasillo y no veía las otras puertas que podría abrir. Ahora estoy en el pasillo y veo todas las puertas y posibilidades que tengo a mi alcance. Espero que se me dé bien, abra una puerta, me inviten a entrar y me guste lo que veo.

Firmado: CEO and Founder de la Asociación del Vaso Medio Lleno.

5 comentarios:

Alan Gomat dijo...

1º: Es algo que deberíamos aprender y nos iría muuucho mejor: cuestionar la situación y no al individuo.

2º: solo se me ocurre una cosa:

May your hands always be busy,
May your feet always be swift,
May you have a strong foundation
When the winds of changes shift.
May your heart always be joyful,
May your song always be sung,
May you stay forever young

ya sabes: el Dylan.

alberto dijo...

Lo que más me gusta es lo del CEO del vaso medio lleno. Deberías de promocionarlo, pero realmente creo que eso es la mitad de conseguir otro tipo de cosas.
si miro hace 2 años atrás exactamente hoy, yo estaba feliz y tranquilo en una compañía que me echó por temas'corporativos 10 dias después. Pasé 18 meses en otra que se conviertieron en un pequeño infierno, y ahora estoy feliz y contento. ¿que pasara en otros dos?

El Blog de "El Alber" dijo...

Mi caso fue similar, pero no solo redundaron mi puesto de trabajo sino toda la empresa fue "redundada".

mi situación era muy peculiar, nos casamos el 6 de Mayo y el 1 de Junio entramos en el proceso "redundante", vamos que estabamos todos en la calle.

Pero esto, que parecia tan negro en su día, fue lo que me abrio las puertas que como tú, no veia en un principio.

Ahora, poniendo mucho tiempo por medio, me alegro mucho en haber entrado en aquel proceso "redundante".

un beso.

raquel dijo...

Creo que hay un tipo de trabajos que pueden ser igual que un tipo de novios/-as. Empiezas a salir con alguien, que al principio te parece maravilloso, pero que pronto se revela como aburrido, superficial y posesivo. Dejas a este novio/-a y encuentras a otro más maravilloso todavía, al principio, que pronto se revela más aburrido, más superficial y más posesivo que el anterior. Cuando uno lleva ya unos cuantos, no diferencia entre el primero y el cuarto y entra en un bucle de deseperanza. Es el momento de parar y preguntarse qué quiere uno realmente, qué le sobra y qué le falta y atreverse incluso a pensar qué pasaría si decidiera hacer algo que a la mayoría le pudiera parecer ridículo, aburrido, trivial, anticuado o socialmente incorrecto.

Anónimo dijo...

¿Qué tal la experiencia en Teradata?