12 julio 2012

Düsseldorf, ciudad turística



Cuando paseas por Düsseldorf, vas en el tranvía o tomas algo en un restaurante, sueles oír diferentes idiomas además de alemán. Es una ciudad bastante turística.

Un ejemplo, a los holandeses les encantan los mercados de navidad alemanes y vienen al de Düsseldorf en autobuses, muchos autobuses, a tomar el típico Gluhwein.

A Düsseldorf viene gente de toda Alemania para visitar la que llaman la calle mas cara del país, Königsallee, en donde se encuentran las tiendas de ropa, joyería y accesorios mas caras, de esas en donde no se pone el precio de los artículos.
La calle es muy interesante y, sobre todo los sábados por la mañana, se pude ver como la gente rica de aquí va en sus super cochazos a comprar y a hacerse los vistos presumiendo todo lo posible.
La gente de los alrededores tacha a los Düsseldorfers de bastante pijos y presumidos, aquí les dicen los Schicki-Micki (chikimiki, ojo con repetirla en Alemania que no suena bien) y les dicen que andan con la barbilla hacia arriba.

También viene mucha gente para la Kirmes. Es una feria con atracciones, pero también con carpas tipo la Oktobefest, con mesas largas con la gente sentada bebiendo cerveza y cerveza, sobre todo Alt.

Se tiene a gala que es la mayor feria del Rin y mira que el Rin es largo y hay muchas ciudades importantes por las que pasa. Por supuesto Munich con su Oktoberfest supera a esta Kirmes. 

La feria dura diez dias y vienen como un millón y medio de visitantes. El ambiente es de mucha fiesta durante todo el dia y quizá los fines de semana, a partir de cierta hora, es un poco salvaje de más. Para llegar allí se puede ir en tranvía o en un Ferry desde la otra orilla.

Pero, con diferencia, el momento clave del año en Düsseldorf es el carnaval. Se vive con una intensidad tremenda y la gente se esta preparando el disfraz durante meses antes, puedes ver a gente comprar accesorios para el carnaval, que cae a final de Febrero o principios de marzo, durante noviembre o incluso octubre.
De hecho el carnaval es el final de un ciclo que comienza en noviembre, con el adviento, San Martín, la Cuaresma y el carnaval.

La celebración principal empieza el jueves de carnaval. Exactamente a las 11:11 de la mañana, el altweiber, las mujeres invaden el ayuntamiento y por megafonía anuncian que ya esta bien de trabajar y que es momento de celebración. Mucha gente se lo toma a rajatabla.

Inmediatamente empieza un interesante intercambio, un trozo de la corbata de los hombres cortado a tijera, por un beso de las mujeres. Si conoces las costumbres, iras a la oficina sin corbata y si las conoces mejor, quizá lleves una corbata vieja.

Ese día se empieza pronto y para entrar en los sitios, porque en esas fechas hace bastante frío, incluso con nieve, hay que aguantar largas colas. Es mejor entrar en algún sitio no mas tarde de las 2, si no acabas en la calle, helado y aguantando a los que van ya un poco pasados. Desde ese jueves hasta el lunes por la noche es un no parar, hasta que cada uno quiera o aguante. El lunes de carnaval es Rosentag con una cabalgata que empieza a media mañana y dura hasta las 3 o así.

El primer año te apañas con un disfraz, pero te vas comprando mas conforme ves que se lo trabajan los lugareños que tienen casi uno para cada día y que los hacen ellos mismos o se gastan un buen dinero comprándolos.

Si tuviera que recomendaros cuando venir a Düsseldorf os diría que el fin de semana antes de Navidad, eso sí, con un forro polar y dos pares de calcetines para ver el mercado de Navidad.
Y, por supuesto, en carnaval, con vuestro mejor disfraz y ganas de disfrutar.
Publicar un comentario